Elena Garro y El Periodismo

21marzo, 2019

[fusion_builder_container hundred_percent=”no” hundred_percent_height=”no” hundred_percent_height_scroll=”no” hundred_percent_height_center_content=”yes” equal_height_columns=”no” menu_anchor=”” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” status=”published” publish_date=”” class=”” id=”” background_color=”” background_image=”” background_position=”center center” background_repeat=”no-repeat” fade=”no” background_parallax=”none” enable_mobile=”no” parallax_speed=”0.3″ video_mp4=”” video_webm=”” video_ogv=”” video_url=”” video_aspect_ratio=”16:9″ video_loop=”yes” video_mute=”yes” video_preview_image=”” border_size=”” border_color=”” border_style=”solid” margin_top=”” margin_bottom=”” padding_top=”” padding_right=”” padding_bottom=”” padding_left=””][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=”1_1″ layout=”1_1″ spacing=”” center_content=”no” link=”” target=”_self” min_height=”” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” class=”” id=”” background_color=”” background_image=”” background_image_id=”” background_position=”left top” background_repeat=”no-repeat” hover_type=”none” border_size=”0″ border_color=”” border_style=”solid” border_position=”all” padding_top=”” padding_right=”” padding_bottom=”” padding_left=”” margin_top=”” margin_bottom=”” animation_type=”” animation_direction=”left” animation_speed=”0.3″ animation_offset=”” last=”no”][fusion_title hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” class=”” id=”” content_align=”left” size=”2″ font_size=”” line_height=”” letter_spacing=”” margin_top=”” margin_bottom=”” text_color=”” style_type=”none” sep_color=””]

a la manera de Ale y Sofía

[/fusion_title][fusion_text columns=”” column_min_width=”” column_spacing=”” rule_style=”default” rule_size=”” rule_color=”” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” class=”” id=””]

Sofía Y Ale se encuentran en el estadio. Esperan a sus compañeros de la prepa para hacer una actividad. Mientras tanto platican. 

Ale: –Oye, buscan actores para la Celebración de las letras. Tú quieres ser actriz, ¿verdad?

Sofía: –¿Qué es eso de la celebración?

Ale: –Es en la biblioteca.

Sofía: –¿Los Mangos?

Ale: –Pos sí…  le hacen una celebración a algún escritor famoso y hacen como algo de teatro, como una obra, no sé…

Sofía: ¡Neta! ¿Y a quién celebran?

Ale: –Está en la página, a Elena Garro.

Sofía– Pistas…

Ale: – Fue mujer de y amante de…

Sofía: –Ahhh, eso despista. No traigo celular…

Ale: –¿Y eso?

Sofía:–Se le cayó a mi hermana al inodoro y lo tengo en arroz; otra pista… es que me suena Elena Garro… ¿Mujer? ¡Ahhhh! Jajaja ¿Mexicana?

–Sí. La mejor escritora después de Sor Juana…

–¿Película?

–No, hay que hacerle una. Pero ve esta pista: Ex mujer de Octavio Paz.

–¡Ah…!

–¿Ya sabes quién es?

–No, pero conozco a Paz.

–¡Ah, pues! Escribió Los recuerdos del Porvenir, su novela más famosa.

–¿Época?

–Nació en 1916 pero fue famosa en el 57, y por demás de famosa en la matanza del 68.

–Ummm ¿Rosario Castellanos…?

–¡No! Esposa de Paz…

–Elena… la viejita de Hasta no verte Jesús mío

–¡No! Murió en 1998.  ¿Te das…?

–Ah, ya, que…

–Bueno, después googleas  y puedes audicionar para la Celebración de las letras… al cabo no hace falta que la conozcas. A ver, yo te leo cosas y tú las interpretas… jeje con Octavio Paz peleaban como perro y gato… a ver: actúalo

–Espérate, ¿sobre qué peleaban? ¿Así de la nada como voy a actuar?

–Sobre cualquier cosa, a ver, vamos,  tienes que improvisar

–No puedo, busca otra cosa…

–Rosas Lopáteguy escribió mucho sobre ella, dice que en el 41 empezó como periodista en la revista Así, que entrevistó a: saaabe, saaaabe, saaaaabe… ¡a Frida Kahlo! Umm ve esto: se metió encubierta al reformatorio femenil de menores para denunciar las “irregularidades” que se cometían…

–¡Encubierta! Qué chida. A ver, páseme el cel.

–¡No! Yo te leo. A ver, la nota empieza con una explicación de Garro:

debería permanecer diez días en la Casa de Orientación para Mujeres, sitio de reclusión para las delincuentes adolescentes; después, debería contar a los lectores de Así mis impresiones.”

–Y qué descubre…

–Había niñas desde los 7 años hasta los 20. A la Garro casi le cortan el pelo, ve (le enseña el celular)

–Ah, sí la conozco es esta güera…

–Se bañaban con agua fría… Oye, cuenta la historia de una chica que conoce a un chavo, que se hacen novios, que un día, que había una posada, la lleva a la casa de él y que la viola… la consuelan muchas hermanas de él que también viven en la casa y le dicen que no se preocupe y que no diga nada, que a fin de año se irán a casar…

–¿Y se lo creyó? Naaa y ¿siguió con él? ¡Se quería casar?

–Sip. Tenía trece años. No sé, leamos:

El novio siguió buscándola y siempre la llevaba a su casa; cada vez que esto sucedía, las hermanas le aseguraban que se iban a casar pronto y que no se preocupara. Un día descubrió que estaba embarazada; fue con Raquel, su futura cuñada, y esta le dio dinero y una carta para una tía suya que estaba en Monterrey y que era muy buena. Le ordenó, además, que no regresara a su casa porque le darían una paliza tremenda. Isabel lo creyó todo y se dejó llevar, una buena tarde a la estación. Tomó el tren del Norte mientras Raquel le hablaba de las bondades de su tía, que la tendría en su casa hasta que su hermano se pudiera casar con ella, a fin de año”.

–A ver, ¡préstame el celular!

–Espérate. La cosa es que la manda a una casa de prostitución, de la madame Raquel, que la hace que se gane la vida. Le retienen la tercera parte de lo que gana y ¿quienes creen que van a acostarse con ella?

–Puro ruco…

 “Estuvo once meses con ella (la supuesta tía Raquel) y conoció a mucha gente de Monterrey –de la que todavía se acuerda. ¡Muchos incorruptibles señores, inflexibles, rígidos y solemnes, celosos defensores del honor! Tenía suerte, sobre todo con los militares de la Plaza; eran dadivosos y espléndidos, aunque brutales. Abortó tres veces y enfermó de sífilis. A la casa llegaban muchachas de todo el país; al poco tiempo de estar ahí llegó otra, de México, como ella tenía una historia tan idéntica a la suya que habían coincidido en todo, hasta en el novio. Se dio cuenta que su amor, su Víctor, era un tratante de blancas.”

–Y ahí le cae… ¡oye, que llegaban muchachas de todo el país! Y los hombres, ¿por qué lo hacen si saben que están esclavizadas?

–Pobre, y por eso Garro dice en la nota que se trata de miles de mujeres que hay que salvar… Eso en 1941, cómo estará ahora la cosa…

–Yo digo que peor… oye qué valiente Elena Garro y tal vez deje la actuación y me haga periodista… 

–Pues, si es por eso tienes para elegir: Elena Garro fue  guionista, periodista, dramaturga, cuentista y novelista.

–¿Y ahí queda la historia?

–Bueno, sigue publicando en Así, Garro dijo que entrevistó a Neruda pero no se encuentra la revista… Después sale de viaje un montón de años, por un montón de lugares.  ¡Y en el 53 regresan a México… deja ver: “El talento de Elena Garro deslumbra al medio cultural mexicano cuando se representan sus obras de teatro en el grupo Poesía en voz alta

–¡Órale!

–En ese mismito año, comienza el activismo social de Garro. Ella se involucra con la causa Ahuatepec, Morelos, en defensa de los indígenas, que a su vez defendían sus tierras. Ella y otros fundan el periódico Presente. Ella escribió cuatro crónicas: Breve historia de Ahuatepec.

–A ver, lee…

–Acá dice que Elena Garro causaba muchos problemas al gobierno con las denuncias de las matanzas de indígenas.  Esto se publicó  en el diario de Morelos:

“En 1957 los juegos de niña de Elena Garro “mediante los cuales se transformaba en un general revolucionario como Emiliano Zapata, Pancho Villa y Felipe Ángeles”, se convirtieron en realidad y encarnó al “General Elena”. Acudieron a ella campesinos de Ahuatepec, Morelos, Enedino Montiel, Rosalía Rosas Duque y Antonia Ramírez, a través de su hermana Deva Garro Navarro, quien ya estaba involucrada en el problema, sacando a campesinos de la cárcel por defender sus tierras.”

–A ver, trae, déjame leer:

“Elena contó los hechos en su columna Breve Historia de Ahuatepec (I,II,III y IV) durante los primeros meses de 1959, antes de que fuera enviada a Nueva York por el presidente Adolfo López Mateos, debido a su activismo social.”

–Dame, que no sabes leer… esta Patricia Rosas Lopátegui  es su biógrafa, ¿sabes lo que es eso? Bueno escribe un libro que se llama El Asesinato de Elena Garro y dice: “Elena da cuenta de su pleito con los tribunales para recuperar las tierras de Ahuatepec para los campesinos. Y lo logró. Después de esto, Renato Leduc escribió “que era la primera vez que los indios ganaban un pleito en la historia del país”.

–Tú no sabes leer, préstame el cel. Um, dice Rosas Lopáteguy que el presidente López Mateos le pidió, diplomáticamente, a Octavio Paz que saque a Elena Garro del país… Porque los banqueros, los terratenientes y todos estaban muy molestos porque los indios ganaron este juico. ¡Luego a estos indígenas los asesinaron! Qué triste… Se va Garro del país… Esa sí te la represento:

(Sofi le saca el celular a Ale y empieza a fingir que habla por teléfono)

–¿Hola, Tavo, Tavo Paz? Habla la avenida López Mateos… sí, guei, ¿qué onda con tu vieja? Pos ahí anda de hocicona, con los campesinos p acá, los campesino pa llá… ¿Tú dónde andas? ¿Qué no sabes que te llenó la casa de indios? A ver, Tavo, esto es cosa de hombres, guey, por eso te hablo… Me la sacas de encima o a ver cómo le haces… ya sabes, ¡una mano lava la otra y las dos lavan la cara!

–¡Bravo! Algo así debió a ver sido… y más grosero ¡También! ¡Seleccionada para el papel de avenida López Mateos!

–¿Y adonde hay que ir para el casting?

–Creo que a la biblioteca. No sé, pregunta.

–Ahí llegan todos ¿Terminando me acompañas?

–Si tú luego me acompañas…

–¡Va!

Fin del episodio uno

[/fusion_text][/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]

Celebración de las letras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *