“La tierra que fue” de Ingrid Hallmann

19agosto, 2020
by Administrador

Ingrid logra con esta novela transportarnos a cuatro planos: el de la lejanía y el exilio, el amor largo como acompañamiento dual  del viaje que es la vida, los vínculos familiares que nos marcan y la inquietante presencia de los tiempos pasado presente y futuro que todos llevamos en nuestro ser.

Ingrid Hallmann

Las raíces están fincadas desde nuestro nacimiento sobre todo para los que se alejan de su terruño por voluntad propia o expulsados, los persiguen en un mar de sensaciones de desarraigo y añoranza. Siempre un anhelo por regresar aun cuando el panorama haya cambiado al paso del tiempo. Gustav y Luise nunca están en su casa pues sus sentimientos están lejos, allá donde sólo las cartas dan cuenta de los sucesos en una Alemania con problemas. Alemanes en México, un contraste muy marcado sobre todo en el tiempo de las guerras mundiales. Hoy la globalización da otra perspectiva de la distancia y los diferencias.

Los amores de larga duración con hijos queridos son escasos en nuestro tiempo y la autora ve ese amor entre Gustav y Luise como una conjunción  de miradas y cariños que se mecen en la entrega  del ser de manera profunda. Aún en la distancia, los contratiempos y  la perdida de la realidad. “La Tierra que fue”, es un homenaje al amor perdurable

La relación madre e hija, abuela nieta está presente en todo momento en la  obra como una cadena invisible  que permite sacar fuerzas antes los avatares de la vida y que reconocen en la lejanía y cercanía el amor incondicional de los personajes femeninos.

Somo tempos divididos y sin la dosis necesaria del pasado, el presente o futuro estamos perdidos en una serie de interrogantes, Luise pierde su memoria inmediata pero tiene su tesoro guardado en los recuerdos de su niñez y vida adulta aunque su edad avanzada la haga la  jugarreta de esconderle su presente por lo que su mirada esta siempre en el recuerdo.

Una novela conmovedora con la historia de amor que vino de una Alemania desgarrada a un México fraterno, cercano y a la vez lejano. Ingrid logra atraparnos con su texto de andamiajes frágiles , con perdidas y añoranzas que alimentan a sus personajes. “La Tierra que fue” una novela para leerse de un tirón con pinceladas bellas de amor y exilio

Mario Alberto Moreno

Agosto 2020

 

 

Noticia, Reseña de Libros , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *