La Varia Invención en Arreola

7agosto, 2018

[fusion_builder_container hundred_percent=”no” hundred_percent_height=”no” hundred_percent_height_scroll=”no” hundred_percent_height_center_content=”yes” equal_height_columns=”no” menu_anchor=”” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” class=”” id=”” background_color=”” background_image=”” background_position=”center center” background_repeat=”no-repeat” fade=”no” background_parallax=”none” enable_mobile=”no” parallax_speed=”0.3″ video_mp4=”” video_webm=”” video_ogv=”” video_url=”” video_aspect_ratio=”16:9″ video_loop=”yes” video_mute=”yes” video_preview_image=”” border_size=”” border_color=”” border_style=”solid” margin_top=”” margin_bottom=”” padding_top=”” padding_right=”” padding_bottom=”” padding_left=””][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=”1_1″ layout=”1_1″ spacing=”” center_content=”no” link=”” target=”_self” min_height=”” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” class=”” id=”” background_color=”” background_image=”” background_position=”left top” background_repeat=”no-repeat” hover_type=”none” border_size=”0″ border_color=”” border_style=”solid” border_position=”all” padding_top=”” padding_right=”” padding_bottom=”” padding_left=”” dimension_margin=”” animation_type=”” animation_direction=”left” animation_speed=”0.3″ animation_offset=”” last=”no”][fusion_text columns=”” column_min_width=”” column_spacing=”” rule_style=”default” rule_size=”” rule_color=”” class=”” id=””]

Homenaje a Juan José Arreola

“La función del escritor debe ser poner en marcha el pensamiento ajeno a través de la palabra sugerente”

En el marco de los festejos de los Cien años del nacimiento de Arreola, Biblioteca Los Mangos publica el tercer artículo sobre el inmortal artesano de la palabra, que continúa su existencia en nosotros: sus lectores.

[/fusion_text][fusion_text columns=”” column_min_width=”” column_spacing=”” rule_style=”default” rule_size=”” rule_color=”” class=”” id=””]

Una de las cualidades más destacadas en Arreola es su capacidad para crear formas breves. Incluso su novela, La Feria, está conformada por una serie de cortos fragmentos sugerentes: le tocará al lector hilvanar historias, rellenar saltos y generar sentidos a partir de ellos. Borges  escribió que el título Varia invención podía abarcar el conjunto de la obra arreoliana. No obstante se puede ir más lejos, porque varia invención designa un género: “varia invención fue acuñado por Juan José Arreola para nombrar uno de los géneros literarios que andaba en busca de su nombre” (Felipe Vázquez)*.

Por lo tanto: Varia Invención es el nombre del primer libro de cuentos de Arreola. Podría referir al proyecto literario completo del autor o, incluso, puede considerarse como el nombre de un género literario (uso que le damos en este artículo).

En términos generales, el género varia invención tiene como esencia la brevedad. Además de la brevedad es característico su carácter proteico: ese juego con formas y géneros (poesía, ensayo, fábula, parábola, aforismo, apología, bestiario, anuncio, noticia, diario personal, etc.) que da como resultado la ambigüedad o hibridación genérica. Otro rasgo está dado en el uso de referentes y representaciones del mundo para complejizar significados. Se explotan varias formas de lo cómico, en Arreola es fundamental la ironía. Todo se logra con determinadas técnicas de escritura y hay un marcado uso de ciertos recursos literarios en la construcción de estas formas breves.

Para aclarar el conglomerado teórico, consideremos algunos ejemplos, pongamos en evidencia algunos de los recursos que acabamos de esbozar en la construcción de los textos de Arreola. La idea es partir de los textos más breves, los de pocos renglones.

Empecemos con  Doxografías, dedicado a Octavio Paz:

Ágrafa musulmana en papiro de Oxyrrinco

Estabas a ras de tierra y no te vi. Tuve que cavar hasta el fondo de mí para encontrarte.

El título es un enigma, necesitamos conocer los descubrimientos de Oxyrrinco para poder develar el sentido del relato, entonces apreciamos la erudición lúdica de Arreola, expresada en un bella prosa poética, en la que juega con las excavaciones reales de Oxyrrinco y la excavación metafórica, aterrizada líricamente en la paradoja que manifiesta el yo del relato. El uso de los tiempos verbales es clave en la precisión del lenguaje.   

Prometeo a su buitre predilecta

Más arriba, a la izquierda, tengo algo muy dulce para ti. (Ella se obstinó en el hígado y no supo del corazón de Prometeo).

Es hermoso hurgar en el significado de este relato, produce placer intelectual el juego entre el corazón real que ofrece Prometeo y el metafórico, el del amor, que le entrega a su buitre favorita. Estamos ante una de las estrategias más explotadas por el autor.  También en este caso tenemos que reponer (recordar, relacionar) el referente, el suplicio de Prometeo, para entender el significado. Una vez que comprendemos lo que significa podemos seguir en otro nivel de interpretaciones.

Cuento de horror

La mujer que amé se ha convertido en fantasma. Yo soy el lugar de sus apariciones.

La brevedad, intensidad y el efecto del relato son evidentes, no hay una palabra de más. Aunque el español nos permite el sujeto tácito, qué pasaría si el cuento dijera “.Soy el lugar de sus apariciones” Notamos inmediatamente que pierde fuerza, el “yo” es necesario. El efecto parte de la intensidad y toma la fuerza del título, imaginemos cómo interpretaríamos el cuento si se llamara “Melancolía”.

Bíblica

Levanto el sitio y abandono el campo… La cita es para hoy en la noche. Ven lavada y perfumada. Unge tus cabellos, ciñe tus más preciosas vestiduras, derrama en tu cuerpo la mirra y el incienso. Planté mi tienda de campaña en las afueras de Betulia. Allí te espero guarnecido de púrpura y de vino, con la mesa de manjares dispuesta, el lecho abierto y la cabeza prematuramente cortada.

Suele usarse la expresión “difícil facilidad”  para remarcar la dificultad de interpretar estos tipos de textos. Detrás del mito bíblico no acaba la interpretación, ya que subyace la idea de mujer que construye Arreola a lo largo de su obra. Pero, además del tema nos encontramos con el final sorprendente del relato, técnica muy usual en el género.

En Cantos de Mal dolor aparece un apartado con una serie de cláusulas entre las que encontramos:

Clausulas (II)

Cada vez que el hombre y la mujer tratan de reconstruir el arquetipo componen un ser monstruoso; la pareja.

Otro caso de hibridación del género. Analizar la visión de la mujer,  del hombre y de la humanidad es un tema importantísimo en la obra de Arreola. Satiriza y divierte, pero siempre subyace una visión escéptica que podemos expresar como la pérdida del paraíso, que tiene que ver, en Arreola,  con la alienación del hombre de su propia naturaleza.

Diálogos con Borges

La última vez que nos encontramos Jorge Luis Borges y yo, estábamos muertos. Para distraernos, nos pusimos a hablar de la eternidad.

Lo primero que notamos es la forma de homenaje. Luego la visión metafísica del relato. Es, por supuesto, la eternidad el tema que tienen pendiente, porque Borges le dedicó gran parte de su literatura, y porque fue un tema que apasionó a ambos escritores. No obstante, está el deseo postergado de tener esa conversación… Arreola cuenta que en una oportunidad grabó sus conversaciones con Borges para descubrir, al momento de oírlas, desilusionado, que no lo había dejado hablar. Por su parte, Borges comentó que Arreola “lo dejó intercalar algunos silencios” (Al respecto, se puede leer un artículo genial de Marco Antonio Campos http://www.jornada.com.mx/2002/04/07/sem-columnas.html). En este ejemplo, podemos considerar, junto al uso del referente como homenaje, la introducción de la línea biográfica.

Además de esta forma de homenaje, Arreola usa muchas otras… toma un verso que admira y de allí parte ( “El rey negro” toma el primer verso de  “El desdichado” de Nerval). Es ecléctico, en él hay referentes a San Juan de la Cruz y a Rimbaud, se pasea por toda la literatura. También despista al lector con el truco de las fuentes falsas. Además, incorpora otros referentes (traspasando el ámbito de la literatura) que le permiten jugar con diversos registros: de notas personales, anuncios publicitarios, técnicas de ajedrez…

Podemos notar que es difícil no encontrar referencias a grandes escritores ya que el tema de la literatura, en Arreola, es la literatura. Él contó en una entrevista que los  personajes de La feria nacen de su infancia y de su pueblo, pero que el resto de su obra nace de la literatura: “… en el resto de mi obra todo es ajeno; todo proviene de fuentes literarias, históricas; yo he convertido en una propiedad personal la frase de Papini, que no es frase sino el título de un texto que se llama “Nada es mío” y que, finalmente yo, por fortuna, lo he hecho mío.

Para cerrar hay que abrir: no es simple abordar a Arreola, pero se pueden ir analizando algunas técnicas de escritura que nos permiten ahondar en su universo. Su prosa cuidada, el humor, la vaguedad, el rescate de formas de escritura antigua (como fábulas, bestiarios, parábolas), el juego de intertextos, la inclusión de lo específicamente no literario, su pasión por la tecnología, la ciencia, los medios modernos de comunicación… hacen que se le considere uno de los máximos exponentes de la varia invención, minicuento, minificción o microrelato. Pero su literatura es mucho más, es su propia concepción del mundo, en sus propias palabras: “Todos los hombres han vivido la historia del mundo, pero me siento obligado a hacer mi traducción del ser, mi propia versión.” Y su versión, a través de sus palabras, nos pone en marcha el pensamiento.   

Yamila Casella, 4 de agosto de 2018

[/fusion_text][fusion_text columns=”” column_min_width=”” column_spacing=”” rule_style=”default” rule_size=”” rule_color=”” class=”” id=””]

*Aclaración: Arreola no es el creador del género ya que a lo largo de la historia de la literatura abundan las formas breves, en las que un lugar importante lo ocupan los cuentos orientales. El surgimiento del género en hispanoamérica está relacionado con tres poetas: Rubén Darío, Vicente Huidobro y José Antonio Ramos Sucre. Una segunda generación, comenzaría con Jorge Luis Borges y Julio Torri. Según Lauro Zavala: “entrarían en esta tendencia Augusto Monterroso, Juan José Arreola, Marco Denevi, Julio Cortázar, Guillermo Cabrera Infante, Enrique Anderson-Imbert, etcétera”. Luego surgirá una nueva generación considerada por la crítica como los seguidores. También cabe señalar que a pesar del ingenio que supone la expresión varia invención para definir el género, los nombres que más se utilizan actualmente son: minicuento, minificción, microrelato.

[/fusion_text][/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]

Celebración de las letras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *