:root { --lp-primary-color: #ffb606; --lp-secondary-color: #442e66; }

Los recuerdos del Porvenir – a la manera de Ale y Sofi

6mayo, 2019

[fusion_builder_container hundred_percent=”no” hundred_percent_height=”no” hundred_percent_height_scroll=”no” hundred_percent_height_center_content=”yes” equal_height_columns=”no” menu_anchor=”” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” status=”published” publish_date=”” class=”” id=”” background_color=”” background_image=”” background_position=”center center” background_repeat=”no-repeat” fade=”no” background_parallax=”none” enable_mobile=”no” parallax_speed=”0.3″ video_mp4=”” video_webm=”” video_ogv=”” video_url=”” video_aspect_ratio=”16:9″ video_loop=”yes” video_mute=”yes” video_preview_image=”” border_size=”” border_color=”” border_style=”solid” margin_top=”” margin_bottom=”” padding_top=”” padding_right=”” padding_bottom=”” padding_left=””][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=”1_5″ spacing=”” center_content=”no” link=”” target=”_self” min_height=”” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” class=”” id=”” background_color=”” background_image=”” background_image_id=”” background_position=”left top” background_repeat=”no-repeat” hover_type=”none” border_size=”0″ border_color=”” border_style=”solid” border_position=”all” box_shadow=”no” box_shadow_blur=”0″ box_shadow_spread=”0″ box_shadow_color=”” box_shadow_style=”” animation_type=”” animation_direction=”left” animation_speed=”0.3″ animation_offset=”” last=”no”][/fusion_builder_column][fusion_builder_column type=”4_5″ spacing=”” center_content=”no” link=”” target=”_self” min_height=”” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” class=”” id=”” background_color=”” background_image=”” background_image_id=”” background_position=”left top” background_repeat=”no-repeat” hover_type=”none” border_size=”0″ border_color=”” border_style=”solid” border_position=”all” border_radius=”” box_shadow=”no” dimension_box_shadow=”” box_shadow_blur=”0″ box_shadow_spread=”0″ box_shadow_color=”” box_shadow_style=”” padding_top=”” padding_right=”” padding_bottom=”” padding_left=”” margin_top=”” margin_bottom=”” animation_type=”” animation_direction=”left” animation_speed=”0.3″ animation_offset=”” last=”no”][fusion_text columns=”” column_min_width=”” column_spacing=”” rule_style=”default” rule_size=”” rule_color=”” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” class=”” id=””]

Por mis cielos altos y azules, sin asomo de nubes, seguían haciendo círculos cada vez más cerrados las grandes bandadas de zopilotes que vigilaban a los ahorcados de las Trancas de Cocula.

[/fusion_text][/fusion_builder_column][fusion_builder_column type=”1_1″ spacing=”” center_content=”no” link=”” target=”_self” min_height=”” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” class=”” id=”” background_color=”” background_image=”” background_image_id=”” background_position=”left top” background_repeat=”no-repeat” hover_type=”none” border_size=”0″ border_color=”” border_style=”solid” border_position=”all” box_shadow=”no” box_shadow_blur=”0″ box_shadow_spread=”0″ box_shadow_color=”” box_shadow_style=”” animation_type=”” animation_direction=”left” animation_speed=”0.3″ animation_offset=”” last=”no”][fusion_text columns=”” column_min_width=”” column_spacing=”” rule_style=”default” rule_size=”” rule_color=”” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” class=”” id=””]

Sofía y Ale hacen tarea en la cafetería de la escuela

Sofía: –Ayer por qué no contestabas…

Ale: –Me piqué con la novela y la terminé… y me quedé en la cama pensando en Isabel Moncada y en mi amado Nicolás.

Sofía: –Hay servicio de psicólogos en la escuela, ¿sabías, no?

Ale: –Sí, voy a ir a decirle que mi mejor amiga me da malos consejos…

Sofía: – ¿Y si te digo que me leí la novela? No más fue cuestión de empezar…

Ale: – ¡Noooo, hay que hablar!

Sofía: – Sí, pero primero hagamos la tarea porque me van a venir a retirar…

Ale: –Ok, hay que investigar el contexto de producción…

Sofía: – ¿Qué leen mis ojos? Ale, oye esto:

“Escrito antes que Cien años de soledad, Los recuerdos del porvenir es sin duda un precedente del célebre “realismo mágico” que lanzó a las letras hispanoamericanas a los primeros puestos de las listas de ventas, reconciliando, además, el éxito de público con la crítica.”

Ale: –Pero la maestra dijo que Garro negó pertenecer al realismo mágico, dijo que lo que la crítica llama “realismo mágico” para Elena Garro es la forma en la que el mundo indígena concibe el mundo…

Sofía: –No entiendo porqué no quiso ser la precursora, si es todo un mérito…

Ale: –Yo digo que es por dignidad, acuérdate que…

Sofía: –Espérate, Ale, que todavía no leí lo mejor:

“Sin embargo, al menos en Europa, Garro ha permanecido en un absoluto anonimato. Estigmatizada por el desprecio de sus contemporáneos por haber acusado en 1968 a los intelectuales mexicanos de la responsabilidad de la masacre de estudiantes de Tlatelolco, Garro fue repudiada brutalmente y relegada a la marginalidad y el olvido. A menudo se la menciona simplemente en tanto que ex esposa de Octavio Paz o amante de Bioy Casares. Nadie parece recordar, sin embargo, que fue una exitosa dramaturga, una reconocida cuentista y, ante todo, que publicó una de las mejores novelas de la narrativa mexicana: Los recuerdos del porvenir.”

Ale: –Pero así no fue, la verdad es que ella no acusó a nadie, acuérdate que la maestra nos explicó que en torno a Elena Garro se creó una leyenda negra…

Sofía: –Sí, ¿cómo se llama el libro que escribió la biógrafa para revindicarla? ¿Así se dice?

Ale: –Se dice rei-vin-di-car. El asesinato de Elena Garro se llama el libro y lo escribió Patrcia Rosas Lopáteguy. Elena Garro escribió un artículo en el que habla en general de los intelectuales, pero no nombró a nadie. Fue investigada por la acusación de Sócrates, el de…

Sofía: – ¡Ah! ¡Por eso escribió Sócrates y los gatos!

Ale: –Sí, pero no la leí esa.

Sofía: –Ni yo, pero bueno, volvamos el contexto de producción, rápido que me tengo que ir…

Ale: –A ver, encontré esto:

“Sus historias, tan fantásticas como verosímiles, introdujeron en la literatura la cosmovisión de los pueblos de provincia, del imaginario campesino e indígena en una época en la que estos grupos habían pasado a segundo término; sus personajes son diseñados de tal modo que desde el nombre asoman sus gestos más profundos; su lenguaje poético recrea la atmósfera del campo y la ciudad al tiempo que cuestiona los resultados de la revolución, trae de vuelta el trauma de la conquista o señala las desigualdades sociales…”

Sofía: –No sirve, es muy general, habla de todo lo que escribió Garro… a ver acá tengo algo sobre la novela:

“Su verdadero lugar de origen, su tierra, fue Iguala, Guerrero.Tanto amor tuvo por la localidad, que la convirtió en escenario de Los recuerdos del porvenir, además de cuentos y obras de teatro.”

Ale: –Ixtepec es Iguala, el lugar de los 43, ¿verdad?

Sofía: –Cierto. Oye, esto se lo escribió Elena a Emmanuel Carballo:

“En 1953, estando enferma y después de un estruendoso tratamiento de cortisona escribí Los recuerdos del porvenir como un homenaje a Iguala, mi infancia y aquellos personajes a los que admiré tanto y a los que tantas jugarretas hice.”

Ale: –1953… ¡es antes que Pedro Páramo que es del 55!

Sofía: –Dice que la escribió en el 53 pero lo que importa es que la publicó en 1963.

Ale: –Acá tengo info sobre las problemáticas que se tratan en el texto:

“Por un lado, era una crítica a la Revolución Mexicana; por otro, era una profunda reflexión sobre la memoria y la multiplicidad del tiempo. También hablaba sobre la discriminación hacia los indígenas. Otro tema era la liberación femenina y la traición como único medio de romper con la sociedad.”

Sofía: –Uf, la traición para romper con la sociedad, es peor que Nietzche. La que sigue…

Ale: – Tranquila, déjame disfrutar…A ver acá: esposa de Octavio Paz, amante de Bioy Casares…

Sofía: –Por qué la encasillan así, ¿alguna vez buscaste Octavio Paz y te nombran a sus amantes?

Ale: –Claro que no… bueno, el contexto está incompleto, pero siguen las preguntas sobre la novela… Características de su estilo.

Sofía: – ¡Es poético! Yo anoté en mi cuaderno esta frase, está al principio:

Quisiera no tener memoria o convertirme en el piadoso polvo para escapar a la condena de mirarme.”

Ale: –El principio es genial, me encantó que el que cuenta la historia sea el pueblo… y el final es genial también, ahí sabes que la piedra es Isabel…

Sofía: – Me perdí, ¿qué piedra?

Ale: –A ver, préstame, empieza así:

Aquí estoy, sentado sobre esta piedra aparente. Solo mi memoria sabe lo que encierra. La veo y me recuerdo, y como el agua va al agua, así yo, melancólico, vengo a encontrarme en su imagen cubierta por el polvo, rodeada por las hierbas, encerrada en sí misma y condenada a la memoria y a su variado espejo. La veo, me veo y me transfiguro en multitud de colores y de tiempos.”

Y, déjame buscar el final:

Aquí sigue la piedra, memoria de mis duelos y final de la fiesta de Carmen B. de Arrieta. Gregoria le puso una inscripción que ahora leo. Sus palabras son cohetes apagados.  “Soy Isabel Moncada. En piedra me convertí el 5 de octubre de 1927. Causé la desdicha de mis padres y la muerte de mis hermanos Juan y Nicolás. Cuando venía a pedirle a la virgen que me curara del amor que le tengo al general Francisco Rojas, que mató a mis hermanos, me arrepentí y preferí el amor del hombre que me perdió y perdió a mi familia. Aquí estaré con mi amor a solas como recuerdo del porvenir por los siglos de los siglos.””

Sofía: – ¡Sí, ahí entiendo, y está el título! Ahora sí puedo resumir la trama…

Ale: –Vas… yo tecleo.

Sofía: –El narrador de la novela es el pueblo de Ixtepec y cuenta la historia de la familia Moncada, empieza cuando los tres hijos de la familia son chiquitos y termina cuando ellos mueren debido a la llegada al pueblo de Francisco Rojas con su gente del norte, que eran gobiernistas y habían entrado por la fuerza…

Ale: –Detente, emoción. No es tan así… Es la vida del pueblo y de sus habitantes, en medio de temáticas muy importantes en cuando al proyecto de nación… y los Moncada son los personajes principales pero…

Sofía: –No me des-inpires… ¿cuál es tu personaje favorito? EL mío es Martín Moncada, me encanta porque le saca el péndulo al reloj, lo deja mudo y se pregunta qué es el porvenir… y se mezcla el pasado con el futuro y lo que sucedió (que es lo único irreal para él) y lo que no sucedió (que sí es real). Es tan triste…

Ale: – A mí me encanta Juan Cariño, pero me enamoré de Nicolás.

Sofía: –Juan cariño es muy cómico, loco y de buen corazón, ah, y valiente… Pero Nicolás como que estaba enamorado de su hermana…

Ale: – ¡No! E staba celoso, por eso dice que su hermana era traidora y su padre imfame, porque creyó que los mandaban a Juan y a él a las minas no porque se habían empobrecido sino para que ella, Isabel, aceptara un esposo…

Sofía: – ¡Me estás dando la razón! Estaba celoso y no quería que su hermana se case ¡incesto!

Ale: –¡Noooo!

Sofía: –Por supuesto que sí, ¿le preguntamos a Monse?

Ale: –A ver, la otra pregunta: Defina la relación entre historia, memoria e imaginación…

Sofía y Ale: –Esa sí se la preguntamos a Monse…

Ale: –Pero también está lo autobiográfico ¿verdad?

Sofía: –Bueno, pero lo autobiográfico está en la historia y en la memoria, ¿no?

Ale: –No, no creo que hable de la historia de la novela sino de la historia de México.

Sofía: –Bueno, la salteamos…

Ale: –Yo la quiero hacer, ¿por qué tan a las apuradas?

Sofía: –Te dije que me van a venir a retirar. La haces luego en tu casa y me la pasas. Qué sigue.

Ale: –Imaginario y violencia.

Sofía: – ¡Santo cielo! ¿Qué le pasó la maestra?

Ale: –Es una novela, dijo que hay muchas líneas de analisis y nos va a enseñar, tenemos que contestar lo que podemos y ¡sí podemos! Oye, la violencia, está fácil. Mira cómo se agarran las tierras y cómo cuelgan a los campesinos cuando se las roban… el ejército en el pueblo, la espera de los zapatistas… ¡nosotras podemos!

Sofía: –Y lo de imaginario con qué se come…

Ale: –El imaginario es la suma de todo lo que la gente cree, es la concepción del mundo… y en eso es una novela muy inteligente porque cuenta los hechos y te muestra lo que piensa cada grupo, mejor dicho cada clase… y en el imaginario están las expectativas de la gente, lo que esperan y ahí hay gran diversidad… ve Juan cariño.

Sofía: –Me convenciste, nosotras podemos, luego escribe todo eso y me lo pasas… qué sigue.

Ale: –Cuestión de género y la autodeteminación de la mujer.

Sofía: – ¿Qué? Por qué no nos pregunta para qué organizaron la fiesta, quién fue la traidora, lo que pasó después, cómo mueren Juan y Nicolás…

Ale: –A mí me gusta así, y está difícil porque hay muchas mujeres, ve Julia, Isabel, las prostitutas, las de clase alta, las indígenas que son sirvientas… y el machismo de la época…

Sofía: –Julia me dio rabia y lástima… ¿y por qué Isabel se enamora de Francisco Rojas? Tienen a las mujeres escondidas, obligadas a hacer lo que ellos quieren y no pueden ni salir a pasear… Bueno, en la tarde voy a tu casa y lo terminamos. ¿Queda mucho?

Ale: –Analizar el título.

Sofía: – ¡Yo! Se llama los recuerdos del porvenir porque Elena Garro juega con el tiempo, con la memoria, con el pasado y el presente, sobre todo con el personaje Martín Moncada que se atormenta porque recuerda lo que va a suceder.

Ale: –Muy bien.

Sofía: – ¡Otra!

Ale: –Discurso e imagen en la construcción del indígena.

Sofía: –Muy bien. Esa es, canp… ¿cómo se dice?

Ale: –Se dice capsiosa, y sí… porque no hablan, verdad, entonces hay que pensar qué significa que no hablen… ¿No crees?

Sofía: –Sí, pero hay que revisar la novela para tener seguridad. Qué dificil es analizar…

Ale: –Eso porque la novela es muy buena…

Sofía: –Pero lo de los indios… te maté: oye esto:

La asunción de tal proyecto está en la base del comportamiento de los ixtepecanos, pues en su mente y en su ánimo, los indios ausentes del panorama social de Ixtepec, aparecen como una fuerza amenazadora que, agazapada, espera turno para tomar revancha socail. Así, los indios, doblemente marginados y borrados del espacio público son, para estos mestizos y criollos conservadores, una realidad tenaz, permanente, intensa.”

Ale: –Muy genial, léemelo de vuelta, por fa. Y no se dice indios…

Sofía: –No, te lo pego en el what…

Ale: –La tengo que volver a leer…

Sofía: – ¿Terminamos?

Ale: –Queda la última: la actualidad de la novela.

Sofía: –Ah, pónle que es muy actual…

Ale: –Sí, es muy actual porque…

Sofía: –Fácil, lo que se cuenta en la novela sigue igual… verdad, los indios siguen siendo marginados… los gobiernos, un poco menos obvio, pero siguen actuando igual… ¿o le preguntamos a Monse?

Ale: –Yo creo que no se puede decir que todo sigue igual, hay aspectos que siguen igual y otros que deben ser re-pensados…

Sofía: – ¡Ah, re-pensados! Nos vemos en la tarde, Monse, me vinieron a retirar…

Ale: –Monse, tú… capsiosa… reivindicar ¡ah! ¡Aaaaaah!

Fin del quinto episodio

[/fusion_text][/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]

Celebración de las letras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *